Código de conducta

El editor responsable de la Revista Latinoamericana de Filosofía, el Centro de Investigaciones Filosóficas, se compromete a observar los estándares de la buena práctica en la publicación académica durante todas las etapas del proceso de publicación. A continuación se consigna sumariamente nuestro código de conducta para editores, evaluadores y autores, así como también los procedimientos en caso de mala conducta académica, de acuerdo con la ética editorial y las políticas de mala praxis. Esta guía de buena práctica editorial será revisada periódicamente.

Código de conducta

Responsabilidad de los editores

  • Proceder de manera ecuánime, objetiva y justa, desempeñando sus tareas sin discriminación de género, orientación sexual, creencias religiosas o políticas, u origen étnico o geográfico de los autores.
  • Tratar los envíos para números o suplementos especiales de la misma manera que los envíos ordinarios, de modo que los artículos sean considerados y aceptados únicamente en virtud de su mérito académico y sin influencias indebidas.
  • Adoptar y seguir procedimientos razonables en caso de objeciones de naturaleza ética o conflictiva. Proporcionar a los autores una oportunidad razonable de responder cualquier objeción. Todas las objeciones deberán ser indagadas, sin importar cuándo fue aprobada la publicación original. Se conservará toda documentación asociada a cualquiera de esas objeciones.

Responsabilidad de los evaluadores

  • Contribuir al proceso de toma de decisiones y ayudar a mejorar la calidad del trabajo publicado evaluando el manuscrito objetivamente y de manera oportuna.
  • Mantener la confidencialidad de toda la información suministrada por los editores o el autor. No retener o copiar el manuscrito.
  • Advertir a los editores sobre cualquier contenido publicado o enviado que sea sustancialmente similar al del trabajo en consideración.
  • Atender a cualquier conflicto de intereses potencial (financiero, institucional o debido a otras relaciones entre autor y evaluador) y prevenir a los editores de ello, incluso renunciando a prestar su colaboración, si fuera necesario.

Responsabilidad de los autores

  • Garantizar que el manuscrito enviado no se encuentra en consideración ni ha sido aceptado para su publicación en otro lado. En caso de que alguna parte de su contenido se superponga con algo ya publicado o enviado, declarar y citar esa fuente. En este mismo sentido, proveer a los editores una copia de cualquier manuscrito enviado que pueda incluir contenido que se superponga o se encuentre estrechamente relacionado con el trabajo presentado.
  • Garantizar que todo el trabajo en el manuscrito enviado es original y declarar y citar el contenido reproducido a partir de otras fuentes. De ser necesario, obtener permiso para reproducir cualquier contenido de otra fuente.
  • Declarar cualquier posible conflicto de intereses pasible de tener una influencia indebida sobre sus obligaciones en cualquier etapa del proceso de publicación
  • Notificar inmediatamente a los editores de la RLF en caso de identificar un error significativo en su publicación. Cooperar con los editores en la publicación de una nota de errata, addenda o corrigenda, o retirar el trabajo cuando se lo considere necesario.

Responsabilidad del editor responsable

  • El Centro de Investigaciones Filosóficas, a través del comité académico, asegura que la buena práctica editorial se mantendrá de acuerdo con los estándares mencionados arriba.

Procedimientos en caso de mala conducta académica

Identificación de comportamiento no ético

  • Una mala conducta o un comportamiento no ético puede ser identificado y reportado a los editores en cualquier momento por cualquier persona.
  • Quienquiera que notifique a los editores de tal conducta deberá proveer información y evidencias suficientes para iniciar una investigación. Todas las acusaciones serán tomadas con seriedad y tratadas de la misma manera, hasta que se alcance una decisión o conclusión satisfactoria.

Investigación

  • Los editores tomarán una decisión inicial, que podrá ser consultada o consensuada con el editor responsable.
  • Deberá reunirse la evidencia necesaria al tiempo que se mantiene la confidencialidad y se evita la divulgación de las acusaciones más allá de aquellos que es estrictamente necesario que las conozcan.

Infracciones menores

  • Una infracción menor podrá ser resuelta sin mayor consulta. En cualquier caso, el autor deberá tener la oportunidad de responder a cualquier acusación.

Infracciones graves

  • Una infracción grave podría requerir que se notifique a los empleadores del acusado. Los editores, con el consenso del editor responsable, deberán tomar la decisión de involucrar o no a los empleadores, examinando ellos mismos la evidencia disponible o consultando con un número limitado de expertos.

Consecuencias (en orden creciente de gravedad; podrán aplicarse en conjunto o de manera separada)

  1. Notificar o explicar al autor o evaluador cuando parezca haber un malentendido o una aplicación incorrecta de los estándares aceptados.
  2. Una comunicación escrita en un tono más severo al autor o evaluador, en la que se exprese la mala conducta y se advierta sobre el comportamiento futuro.
  3. La publicación de una nota formal detallando la mala conducta.
  4. La publicación de editorial detallando la mala conducta.
  5. Una comunicación escrita formal al jefe de departamento o al agente de financiamiento del autor o evaluador.
  6. El retiro formal de la publicación en la revista, juntamente con una notificación al jefe de departamento del autor o evaluador, a los servicios de indización y a los lectores de la publicación.
  7. La imposición de un embargo formal sobre las contribuciones de un individuo por un período definido.
  8. Informar el caso y su resolución a una organización profesional o autoridad superior para una investigación ulterior.